Enfermedad Celiaca y sus Tratamientos Naturales

  • Miriam Reyes

    Licenciada en Nutrición y Dietética. Reconocida especialista en celiaquía. Desde hace más de diez años trabaja como nutricionista y dietista, con especial enfoque en los sistemas [...]

  • Categorías: Ser Celíaco

Publicado: 12/07/2015 - Actualizado: 23/11/2018

En este artículo hablaremos de la enfermedad celiaca, sus síntomas, causas, dieta y tratamientos naturales. La enfermedad celiaca o sensibilidad celiaca, es una condición en la que la persona que la padece, sufre de una reacción inmunitaria al consumir el gluten, proteína que se encuentra en algunos granos, sobre todo del trigo.

Actualmente el tratamiento para la enfermedad celiaca, consiste en eliminar el gluten de la dieta, es decir, llevar una alimentación libre de gluten. Si buen puede parecer sencillo, llevar una estricta dieta sin gluten puede ser difícil, pues no sólo muchos alimentos lo pueden contener, sino que a veces es difícil identificar que alimentos son libres de gluten.

Síntomas de la enfermedad celiaca

Muchas veces es difícil identificar la enfermedad celiaca debido a que sus síntomas suelen ser comunes a otras enfermedades, a menudo se confunde con enfermedades como la colitis, gastritis, u otros padecimientos digestivos.

Los síntomas más comunes suelen ser digestivos, como diarrea crónica, distensión abdominal, flatulencias, dolor abdominal, entre otros. También se pueden presentar otros síntomas como cansancio, anemia, pérdida de peso,  y en los niños incluso puede existir retraso del crecimiento.

Otros síntomas que pueden aparecer se asocian a las deficiencias de nutrimentos, esto se debe a que cuando ingerimos gluten siendo celiacos, se desarrolla una reacción inmunitaria que provoca que nuestro propio cuerpo ataque las células del intestino, provocando daño en las vellosidades intestinales y generando así problemas de malabsorción de nutrientes que a su vez conlleva una desnutrición.

¿Por qué ocurre la enfermedad celiaca?

Se dice que la enfermedad celíaca tiene un factor hereditario común, sin embargo, puede permanecer inactiva durante mucho tiempo, pero hay ciertos detonadores de la enfermedad, tales como el embarazo, el estrés físico o emocional o bien, cirugías.

Se dice que afecta al 1% de la población mundial, sin embargo, muchas de estas personas no saben que padecen de celiaquía, ya que, su diagnóstico puede ser un proceso complicado, y comúnmente se confunde con otras enfermedades.

Dieta libre de gluten, solución

Llevar una dieta sin gluten, es la única opción para quienes padecen celiaquía, como con las alergias, debemos evitar estar en contacto con el agente que las provoca, o en este caso, evitar ingerir gluten.

Afortunadamente, hoy en día, hay muchos alimentos que podemos utilizar en reemplazo del trigo y otros productos, además, a medida que las empresas son conscientes de esta condición, surgen cada día más productos sin gluten y es más común encontrar alimentos con etiquetas que especifican el contenido de gluten.

Si bien, las mejorías son notorias casi de inmediato, debemos saber puede demorar  incluso meses antes de que todos los síntomas hayan desaparecido y el daño en las vellosidades intestinales se haya revertido.

Desafortunadamente, una pequeña ingesta de gluten, puede provocar la reaparición de síntomas, o pasar por desapercibida hasta que nuevamente el daño es grave, es por ello que se recomienda leer cuidadosamente las etiquetas, y evitar la ingesta de alimentos que no contemos con la seguridad de que están libres de gluten.

Remedios y Tratamientos naturales para celíacos

Si bien no hay una cura alternativa a la dieta libre de gluten, si podemos aliviar o mejorar los síntomas con ciertos tratamientos naturales. Algunos nutrimentos o suplementos pueden ayudarnos a favorecer la condición y acelerar la curación.

  • Incluye fibra: Muchos alimentos ricos en fibra, contienen gluten, como lo son los panes integrales o ricos en fibra, no obstante hay otros alimentos ricos en fibra y libres de gluten, como las frutas y verduras, también las legumbres y semillas oleaginosas.
  • Incluye Suplementos probióticos: Se trata de bacterias beneficiosas para nuestro organismo, comúnmente lactobacilos. Los lactobacilos ayudan a mejorar nuestra digestión y salud intestinal, y mejoran nuestro sistema inmunológico, previniendo posibles infecciones. Es recomendable utilizar lactobacilos acidofilus.
  • Incluye Suplementos de ácidos grasos omega 3: La mayoría de las dietas modernas son deficientes en ácidos grasos omega 3, que tienen propiedades anti inflamatorias naturales, se recomienda incluir un suplemento de ácidos grasos omega 3, como los hechos del aceite de pescado, además incluir fuentes naturales de omega 3 puede ser recomendable, tales como el pescado blanco, semillas de lino y de calabaza, entre otros.
  • Considera un suplemento de glutamina: Se trata de un aminoácido que ha resultado beneficio en la recuperación del intestino, además, contribuye a mejorar nuestro metabolismo.

Antes de incluir cualquier suplemento, es muy importante verificar que sean de un laboratorio confiable, y que por supuesto, sean libres de gluten. Además, se aconseja consultar con tu médico sobre la posibilidad de incluir cualquiera de estos suplementos.

Es posible que el médico también recomiende multivitamínicos para ayudar a cubrir las deficiencias nutricionales que se relacionen con los problemas de malabsorción.

Por último, si a pesar de llevar una dieta libre de gluten seguimos experimentando los síntomas, debemos evaluar nuestra dieta, y tratar de encontrar posibles fuentes de gluten oculto.

Referencias

  1. Veeraraghavan, G., Leffler, D. A., Kaswala, D. H., & Mukherjee, R. (2015). Celiac disease 2015 update: new therapies. Expert Review of Gastroenterology & Hepatology, 9(7), 913–927.
  2. McCarville, J. L., Caminero, A., & Verdu, E. F. (2015). Pharmacological approaches in celiac disease. Current Opinion in Pharmacology, 25, 7–12.
  3. Kelly, C. P., Bai, J. C., Liu, E., & Leffler, D. A. (2015). Advances in diagnosis and management of celiac disease. Gastroenterology, 148(6), 1175–1186.
  4. Schuppan, D., Junker, Y., & Barisani, D. (2009). Celiac disease: from pathogenesis to novel therapies. Gastroenterology, 137(6), 1912–1933.
  5. Freeman, H. J. (2015). Celiac disease: a disorder emerging from antiquity, its evolving classification and risk, and potential new treatment paradigms. Gut and Liver, 9(1), 28–37.
  6. Tomal, J., McKiernan, D., Guandalini, S., Semrad, C. E., & Kupfer, S. (2016). Celiac patients’ attitudes regarding novel therapies. Minerva Gastroenterologica e Dietologica, 62(4), 275–280.e
  7. Nazareth, S., Lebwohl, B., Tennyson, C. A., Simpson, S., Greenlee, H., & Green, P. H. (2015). Dietary Supplement Use in Patients With Celiac Disease in the United States. Journal of Clinical Gastroenterology, 49(7), 577–581.
  8. de Sousa Moraes, L. F., Grzeskowiak, L. M., de Sales Teixeira, T. F., & Gouveia Peluzio, M. do C. (2014). Intestinal microbiota and probiotics in celiac disease. Clinical Microbiology Reviews, 27(3), 482–489.
  9. Losurdo, G., Principi, M., Iannone, A., Ierardi, E., & Di Leo, A. (2016). The Interaction Between Celiac Disease and Intestinal Microbiota. Journal of Clinical Gastroenterology, 50 Suppl 2, Proceedings from the 8th Probiotics, Prebiotics & New Foods for Microbiota and Human Health meeting held in Rome, Italy on September 13-15, 2015, S145–S147.
  10. Martinello, F., Roman, C. F., & Souza, P. A. de. (2017). EFFECTS OF PROBIOTIC INTAKE ON INTESTINAL BIFIDOBACTERIA OF CELIAC PATIENTS. Arquivos de Gastroenterologia, 54(2), 85–90.

Revisado por: Dra. Loredana Lunadei el 23/11/2018