Anemia y Celiaquía, lo que Debes Saber

  • Miriam Reyes

    Licenciada en Nutrición y Dietética. Reconocida especialista en celiaquía. Desde hace más de diez años trabaja como nutricionista y dietista, con especial enfoque en los sistemas [...]

  • Categorías: Ser Celíaco

Publicado: 27/07/2015 - Actualizado: 24/11/2018

Muchos pacientes celiacos sufren anemia. En este artículo explicamos las causas y como actuar. Cuando hablamos de celiaquía es posible que a nuestra mente vengan los síntomas más comunes, tales como diarreas, dolor estomacal, hinchazón abdominal, sin embargo, también pueden manifestar síntomas no digestivos que se relacionan con la falta de nutrimentos, como en el caso de la anemia.

¿Qué es anemia?

Se trata de una condición en la que los glóbulos rojos o eritrocitos son deficientes o carecen de la hemoglobina suficiente.

Las causas de la anemia son muchas, desde una alimentación deficiente, hasta hemorragias, no obstante una de las causas más comunes es la deficiencia de hierro en la dieta, de folato o de vitamina B12.

Cuando existe un consumo prolongado de gluten, como en casos accidentales o en desconocimiento de la enfermedad, los pacientes con celiaquía pueden padecer de un daño a nivel intestinal, provocando que las vellosidades intestinales se vean atrofiadas a incapacitadas para absorber nutrimentos, los cuales resultan en una mala absorción de vitamina B12 o hierro, lo que a su vez se refleja en una anemia.

Desafortunadamente, se puede atribuir la anemia a otros problemas gastrointestinales como la alteración de niveles de ácido, que se atribuyen a otras enfermedades cuyos síntomas coinciden con los de celiaquía.

Tratamiento de Anemia

Usualmente el tratamiento de la anemia incluye un suplemento de hierro, folato y/o vitamina B12, así como modificar la dieta para que sea más rica en estos nutrimentos. También es verdaderamente importante la corrección de la causa, en el caso de celiaquía, la dieta sin gluten es necesaria.

El único tratamiento de la celiaquía, es llevar una dieta estricta libre de gluten para que las vellosidades intestinales puedan recuperarse y así recobrar su capacidad de absorber los nutrimentos de la dieta.

Para saber que suplementos son indicados en caso de anemia, se recomienda la valoración médica.

Fuentes y tipos de Hierro

Podemos distinguir dos tipos de hierro en los alimentos, el hierro hem y el hierro no hem. Las diferencias entre dichos tipos de hierro radica en la capacidad del cuerpo para absorberlos y aprovecharlos.

Hierro Hem: Suele ser absorbido con mayor facilidad y a menudo su absorción no se ve afectada por el consumo de otros alimentos. Algunas fuentes de hierro hem son las carnes rojas, las aves y el pescado, en general las carnes de origen animal.

Hierro no hem: Es el hierro que proviene de la mayoría de las fuentes vegetales como las verduras, granos, frutas y legumbres, a diferencia del hierro hem, no se absorbe con la misma facilidad, y su absorción se puede ver alterada por el consumo de otros alimentos.

Aumenta tu consumo de hierro

Si cursas con anemia, es importante elevar nuestro consumo de hierro y la calidad de nuestra dieta. Se recomienda incluir los alimentos con hierro hem en nuestra alimentación por lo menos una vez al día.

Se sabe que el hierro no hem, de fuentes vegetales se absorbe más fácilmente cuando hay presencia de vitamina C, por lo es recomendado combinar vegetales ricos en hierro con cítricos u otras fuentes de vitamina C. También se aconseja consumir el hierro de suplementos junto con alimentos ricos en vitamina C.

Por último, se aconseja evitar las bebidas ricas en taninos como tés y cafés, pues se sabe que interfieren de forma negativa en la absorción de hierro, si se van a consumir, se aconseja que sea entre los alimentos y no juntos con ellos.

Anemia y sospecha de celiaquía

La celiaquía es una enfermedad difícil de diagnosticar, pues comparte síntomas con muchas enfermedades de tipo gastrointestinal, no es sino tras varios tratamientos sin éxito que puede existir sospecha de celiaquía, y entonces es necesario su diagnóstico, el cual también puede requerir de varias pruebas.

Cuando existen deficiencias nutricionales como ocurre con la anemia, puede ser un indicador de celiaquía si es consistente con otros síntomas gastrointestinales y no tiene otra causa aparente, como pueden serlo metrorragias, o una alimentación deficiente.

Además, si existen otras deficiencias nutricionales puede tratarse de un buen indicio.

Actuar a tiempo

La enfermedad celiaca puede ser diagnosticada tempranamente cuando existen parientes que la padecen pues depende en gran parte a un factor hereditario, sin embargo, si no hay una sospecha clara, es muy posible que el diagnóstico lleve años, como ocurre en la mayoría de los pacientes.

Una vez que se es diagnósticado, es vital actuar pronto, eliminando el gluten de la dieta, pues sólo de esta forma se puede revertir el daño en las vellosidades intestinales y mejorar la capacidad del cuerpo para absorber nutrimentos, en casos severos de anemia, se pueden necesitar transfusiones.

Ya sea que contemos con el diagnostico de celiaquía o no, es el médico quien decidirá la mejor alternativa para corregir las deficiencias de la forma más rápida posible, pues es la gravedad de la anemia, lo que se tomará como referencia para el tratamiento.

Referencias

  1. Pelkowski, T. D., & Viera, A. J. (2014). Celiac disease: diagnosis and management. American Family Physician, 89(2), 99–105.
  2. Shannahan, S., & Leffler, D. A. (2017). Diagnosis and Updates in Celiac Disease. Gastrointestinal Endoscopy Clinics of North America, 27(1), 79–92.
  3. Halfdanarson, T. R., Litzow, M. R., & Murray, J. A. (2007). Hematologic manifestations of celiac disease. Blood, 109(2), 412–421.
  4. Ferrara, L. R., & Saccomano, S. J. (2015). Celiac disease: a case of unresolved anemia. The Nurse Practitioner, 40(3), 20–22.
  5. Dahlerup, J. F., Eivindson, M., Jacobsen, B. A., Jensen, N. M., Jorgensen, S. P., Laursen, S. B., … Nathan, T. (2015). Diagnosis and treatment of unexplained anemia with iron deficiency without overt bleeding. Danish Medical Journal, 62(4), C5072.
  6. Freeman, H. J. (2015, August). Iron deficiency anemia in celiac disease. World Journal of Gastroenterology. United States.
  7. Sanseviero, M. T., Mazza, G. A., Pullano, M. N., Oliveiro, A. C., Altomare, F., Pedrelli, L., … Talarico, V. (2016). Iron deficiency anemia in newly diagnosed celiac disease in children. Minerva Pediatrica, 68(1), 1–4.
  8. Repo, M., Lindfors, K., Maki, M., Huhtala, H., Laurila, K., Lahdeaho, M.-L., … Kurppa, K. (2017). Anemia and Iron Deficiency in Children With Potential Celiac Disease. Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition, 64(1), 56–62.
  9. Lasa, J. S., Olivera, P., Soifer, L., & Moore, R. (2017). Iron-deficiency anemia as a subclinical celiac disease presentation in an Argentinian population. Revista de Gastroenterologia de Mexico, 82(3), 270–273.

Revisado por: Dra. Loredana Lunadei el 24/11/2018